Noche de miedo 2

Tres años después llegó la secuela del grandísimo éxito de 1985, Noche de miedo, una de las primeras pelis de vampiros que contribuyeron a rejuvenecer y modernizar el género.

Charley y Peter Vincent, el chaval y el actor que unieron sus fuerzas en la primera entrega para destruir al vampiro que se había mudado al vecindario del adolescente, han pasado tres años yendo al psicologo para tratar de olvidar estos siniestros hechos. Cuando ya se creen libres entra en escena Regine, una seductora y misteriosa mujer que sustituye a Peter Vincent en el programa de cine de terror que él presentaba. Charley, a pesar de que tiene novia (una muy casta) se siente atraido por Regine y trata de conocerla para tener un contacto algo más íntimo. Evidentemente, Regine es una vampiresa que ha llegado a la ciudad y que tiene un propósito muy concreto: vengar la muerte de su hermano, que era el vampiro de la primera parte. Pero viendo cómo se desrrollan los acontecimientos, a mi me parece que lo único que quería esta chupasangre era trajinarse al Charley, que ya estaba hecho un hombrecito y lucía un mullet muy a la moda en aquel lejano 1988.

Esta peli tiene un tono bastante más adulto que su predecesora. Aquí el sexo está presente todo el rato. Las fiestas en las que se cuelan los protas, o las que suceden tras las ventanas mientras ellos espían son bastante desenfrenadas y allí los vampiros mezclan con sus víctimas que parece que se dejan morder sin oponer demasiada resistencia. También se percibe un rollito onírico al estilo de las pesadillas en elm street que por aquel entonces mandaban en taquilla. Gracias a esta moda en las pelis de terror se podía meter cualquier escena descabellada y luego resolverla con un ¡ha sido un sueño! Y tan panchos.

Como en las secuelas siempre tiene que haber más de todo y algo más todavía por si acaso, en esta ocasión metieron a un hombre lobo que formaba parte del séquito de Regine y que protagoniza una absurda e insulsa trama secundaria junto a la novia de Charley.

Se trata de una secuela bastante extraña. No llega ni a la suela de los zapatos de la original, pero hay que apreciar el esfuerzo por actualizarse y hacer algo un poco más cerdo de lo que se hacía por aquel entonces, que ya era bastante, viendo lo mojigatos que nos hemos vuelto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s