Son of Frankenstein

Queridos amiguitos. La falta de creatividad, la escasez de ideas nuevas, el abuso de los remakes, secuelas y reboots no es cosa del siglo XXI. Es una práctica que se ha practicado siempre, y como muestra esta película de 1939 que es la tercera entrega de la saga Frankenstein de James Whale, después del filme original y  de la popular secuela “La novia de Frankenstein”.

La historia nos presenta al Baron Wolf von Frankenstein, hijo del doctor Frankenstein, que al parecer consiguió casarse y formar una familia después de los horrorosos acontecimientos de las dos pelis anteriores. Wolf acude al castillo de su padre para recibir su herencia. Le acompañan su bella y estúpida esposa y su pequeño hijito, que es bastante repelente. Allí Wolf se encuentra con Ygor, el feo esbirro del fallecido doctor, interpretado nada menos que por Bela Lugosi que ya se encontraba en sus horas bajas. Ygor lleva a Wolf hasta una cripta donde tiene escondido, en estado de coma,  al mitico monstruo, al que consiguió rescatar después del desastre de la segunda película (de lo que pasó con la novia no nos dicen nada). Wolf pronto ve claro que su destino es reanimar a la criatura de su padre.

Te disfrazaremos de oveja y nadie se dará cuenta

Lo que no sabe Wolf es que las intenciones de Ygor son bastante siniestras, ya que su pretensión es ejercer su control hipnótico sobre el monstruo para que asesine a los ocho miembros del jurado que le condenaron a la horca (Ygor se salvó de la horca a pesar de que se rompió el cuello, lo que no explican es cómo se libró de cumplir su condena).

¡Suelte ese zapato inmediatamente!

Esta película, de la que poco se habla actualmente, está mucho mejor de lo que podría parecer a primera vista. Lo que más destaca es el soberbio diseño de producción, con unos interiores del castillo Frankenstein sencillamente geniales, que contribuyen al tono fantasmagórico que se le quiere dar a la historia.

Esta sería la última vez que Boris Karloff interpretaría al monstruo, aunque no la última película de la Universal de esta saga, que llegaría más a delante a contar con Bela Lugosi para ponerse en la piel de la criatura de Frankenstein.

Otro factor que no puede pasar desapercibido es que esta es la película en la que se basó Mel Brooks para el esqueleto anrrativo de su “Jovencito Frankenstein”, además de tomar de este filme un sinfín de elementos de todo tipo, como las aldabas gigantes de la puerta de la mansión, el hecho de que la criatura sea atraida al castillo mediante música, o el divertido personaje del jefe de policía con un brazo de madera que de vez en cuando visita al descendiente del doctor Frankenstein.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s