Los Ghoulies van a la Universidad

Esta es una de las dos secuelas tardías que la saga Ghoulies tuvo ya en la década de los noventa, cuando el cine de terror estaba de capa caída y en los videoclubs resistían las series B y Z más chungas que uno se podía imaginar.

Esta es la tercera entrega de los Ghoulies. Como deberíais saber todos, los Ghoulies son unos simpáticos demonios muy traviesos que surgen entre la niebla siempre que hay alguien realizando algún culto maléfico de invocación a Satán. En la primera parte estos bichitos apenas tuvieron protagonismo y se limitaban a pasar por aqhí, casi literalmente. Sin embargo nos dejaron una de las imágenes más icónicas del cine de serie B ochentero: el ghoulie verde y pelado surgiendo del vater. Por eso la segunda y tercera entrega de la saga se dedicaron a explotar estos conceptos. Centrémonos en la que nos ocupa.

En uno de los urinarios de una residencia universitaria de Usalandia hay un vater muy extraño labrado con figuras demoníacas. Uno de los estudiantes descubre accidentalmente un tebeo llamado “Ghoulih tales”, tebeo que finalmente cae en manos del rector de la universidad que, cuando lo lee, invoca a tres preciosos ghoulies (los básicos, es dedir, los dos peludos y el pelado verde que más protagonismo habían tenido en las pelis anteriores.

Como novedad estos ghoulies hablan y además son ingeniosos y divertidos. Quizás esta es la entrega de esta franquicia que más se aproxima a los Gremlins, que fueron la inspiración de decenas de películas de monstruitos traviesos. La linea argumental de esta película es prácticamente inexistente, los ghoulies van pululando por ahí haciendo putadas a los estudiantes, bebiendo cerveza hasta reventar e incluso llegan a asesinar a algunas personas, hasta que el rector descubre el poder que ha desatado y decide utilizarlo en beneficio propio.

De fondo tenemos los enredos amorosos de los estudiantes, que se comportan y se visten como unos genuinos estudiantes yankis ochenteros, aunque la película ya es de los noventa. La película en conjunto es agradable y divertida, ideal para enfermos como yo de la estética ochentera.

Además si te fijas bien puedes encontrar un cameo de Kane Hodder, el actor que más veces ha interpretado a Jason Vorhees. Por cierto, la peli fue dirigida por John Carl Buecher, experto en maquillajes de horror y que dirigió a Kane en Viernes 13 parte 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s