Batman de 1966

Batman es sin lugar a dudas uno de los seres de ficción que más reinterpretaciones ha tenido a lo largo de su historia. Este millonario excéntrico que se disfraza de murciélago y sale a patrullar las calles de su ciudad cuenta con el respeto de todos aquellos que no tocarían un tebeo de Superman o de los Vengadores ni con un palo. Debido a lo serio que se está volviendo este personaje después de sus últimas encarnaciones y a causa de, sobre todo, las exitosísimas películas de Christopher Nolan, es muy urgente recordar a todo el mundo que durante la década de los sesenta Batman fue el personaje más divertido, positivo, ingenioso, disparatado y pop que ha visto el siglo XX.

Entre 1966 y 1968 Batman fue una serie de televisión en la que se llevó al límite el demencial mundo que se había reflejado en las páginas del comic original creado en 1939. Si nos tomamos en serio las premisas de este personaje, mal vamos. Un tipo que bajo su mansión tiene una cueva desde la que juega a ser superhéroe y que se enfrenta a supervillanos que van disfrazados de animales o de personajes de las cartas de poker no dan pie a una ficción sombría y oscura, sino más bien a todo lo contrario.

Una buena manera de catar esta serie es comenzando por la película que el mismo equipo artístico realizó en 1966, en la que podemos ver en todo su esplendor el loco universo lleno de luz y de color en el que Batman y Robin se desenvuelven. En esta película el dúo dinámico se enfrenta nada menos que a cuatro de sus peores archienemigos: El Joker, Catwoman, Acertijo y el Pingüino. Los malosos han ideado un siniestro plan para dominar el mundo. Gracias a un aparato deshidratador reducirán a polvo a los principales dirigentes del mundo para así poder secuestrarlos fácilmente y hacerse con sus gobiernos.

Este malvado plan es una idea bastante delirante, aunque no es ni de lejos lo más atractivo de esta película, que es en su totalidad un no parar de idas de olla, inventos demenciales, escenas de celos de Robin, tiburones bomba, otras bombas de las que es difícil deshacerse, escobas voladoras, disfraces de superhéroes mal planchados, humor voluntario e involuntario, onomatopeyas que se han inventado, esbirros muy muy pasivos,  y sobre todo, COLOR POR TODAS PARTES!

Una respuesta a “Batman de 1966

  1. Creo que un día de estos no voy a tener más remedio que copiarte esta foto…es taaaaan pop que me recuerda por qué Batman es mi superheroe favorito…¡¡y qué gran serie la sesentera!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s