Drive angry

Milton es un  justiciero que viaja en busca de su nieta, de tan sólo unos meses de edad, que está secuestrada por una secta satánica que planea sacrificarla en la próxima luna llena. En su camino se encuentra con Piper, una sexy camarera de un restaurante de carretera que sabe pelear como nadie y que además es guapa y tiene un cochazo que pone a disposición de Milton. La singular pareja emprende una carrera contra reloj, mientras persiguen y son perseguidos por los miembros de la secta. Milton no tiene piedad y mata a todos los que se cruzan en su camino. Piper tampoco es la típica buenorra que está solamente para hacer bulto, y ya desde el principio reparte hostias a todos los malos, in cluso a su novio, al que pilla en la cama con otra. Hay otro elemento más en la trama: Un misterioso señor vestido de negro que va siguiendo el sangriento rastro que Milton y Piper van dejando. Hasta aquí podría ser el argumento de cualquier película de acción del tres al cuarto. Pero en esta ecuación hay un elemento fantástico que se va descubriendo poco a poco según van pasando los minutos. Pasa el cursor por la siguiente línea si quieres ver un spoiler. Y es que Milton ha salido, literalmente, del mismísimo infierno para recuperar a su nietecita.

La consigna que recibieron los guionistas fue la siguiente: olvidaos de vuestro sentido del ridículo y escribid todas las burradas que se os ocurran. Estos benditos guionistas también tuvieron en cuenta que la película sería rodada en 3d, por lo tanto toda clase de objetos afilados, proyectiles y vísceras humanas son lanzados sin contemplaciones sobre los agradecidos espectadores, que sin duda lo pasaron mejor que aquellos otros que se decantaron por ver Drive a secas, una aburridísima película que trata también de un psicópata que conduce un coche (ambas pelis son de 2011).

Esta película va al grano desde el principio: se trata de una montaña rusa de peleas, persecuciones en coche, desmembramientos, sexo mezclado con violencia y tetas siliconadas por doquier que forman una extraña película de género indefinido. ¿Es una peli de acción, de terror, de coches, o todo mezclado con muchísima mala leche?  También hay algo de humor, pero no en plan Tarantino, sino chistes sin complejos ni coartadas intelectuales. En unos tiempos en los que todo el mundo se queja de la falta de nuevas ideas y de que todo son remakes y secuelas, va esta película y pasa desapercibida.

Dirige Patrick Lussier, un director de segunda fila que, a lo tonto, ya se ha hecho con un puñado de pelis de culto que no pueden aburrir a nadie. Protagoniza Nicholas Cage, un tipo que se lo pasa en grande haciendo pelis a cual más absurda.

2 Respuestas a “Drive angry

  1. Buenas noches.
    Como digas algo en contra de Ryan Gosling te saco los ojos. ¿Qué necesidad de poner mal a Drive que la vimos tres colgaos? y encima te llevo la contraria porque me gustó.
    De esta no tenía ni idea, me la apunto. Y es verdad que Nícolas Cage sufre un proceso extraño: cuanto menos pelo menos vergüenza. Menudos papelones que hace ultimamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s