Wrong turn 4

Wrong Turn es una modesta franquicia terrorífica que arrancó en la gran pantalla en 2003 con una peli que en España se estrenó con el título KM. 666.  Hasta la fecha se han hecho cuatro pelis más, todas directas al mercado del vídeo en casa. La eterna historia de una pandilla de jóvenes que se van al campo y son masacrados, contada por enésima vez. ¡Y yo todavía me pregunto a veces porqué mi padre es capaz de ver cualquier peli del oeste sin cansarse jamás!

Merece la pena acercarse a estas peliculitas hechas sin otro propósito de mostrar brutalidades gratuitas en un entorno seguro, el de tu salón. El nivel de sadismo e hijoputez de los asesinos de esta saga y la estupidez de las víctimas de cada película también es superior a la media. ¡Como debe ser!

Esta cuarta entrega lleva el subtitulo de Bloody beginnings. Y es que por fin vamos a conocer el origen de estos sádicos hermanos que viven salvajemente en el campo y que basan su dieta en carne de jovenzuelo yanki. En 1974 los tres hermanos deformes son unos adolescentes que viven confinados en un sanatorio mental lleno de peligrosísimos locos. No obstante las medidas de seguridad no son suficientes porque cuando llega una psicóloga bastante pánfila que quiere curar su demencia, todos los inquilinos consiguen escapar y organizan una orgía de sangre y destrucción que arrasa la institución.

Ya en 2003, conocemos a la pandilla de muchachos y muchachas que fallecerán en los próximos minutos. La cosa comienza con una escena de sexo bastante subidita de tono. Una pareja hetero y otra lésbica comparten dormitorio en el que le dan alegría a sus cuerpos. Una vez que el cuarteto se ha vesido, se añaden tres o cuatro personajes random más (en esta peli apenas se molestan en hacer una mínima presentación de los protagonistas). Es invierno.

Todos juntos se van con sus motos de nieve de excursión hacia algún sitio que no encuentran, pues toman un giro equivocado en su camino y acaban perdidos en la nada. A pocos metros descubren un edificio muy grande abandonado, y allí se encaminan con el fin de pasar la noche.

Resulta que el edificio en el que entran es el hospital psiquiátrico que sale al principio de la peli (¿Quién lo diría?). Enseguida descubren en qué lugar se han metido, y lo celebran haciendo una carrera en silla de ruedas. Es muy bonita la escena en la que los siete jóvenes, cada uno desde su silla de ruedas, se meten en un auditorio que hay en el hospital y allí contemplan una peli en la que se muestran los electroshocks y diversas terapias macabras que se aplicaban a los pacientes.

Todos sabemos lo que pasará a continuación. Pero, una vez más esta saga se destaca por su originalidad, sus inesperados giros de guión y lo truculentas que son las muertes de los chavales. El final es muy curioso porque son cuatro las chicas supervivientes las que protagonizan el último acto. Y el final final… es para perder la cabeza.

2 Respuestas a “Wrong turn 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s