La terrorífica noche del demonio

Cuarenta años contemplan a esta película que hoy no aguantaría ni cinco minutos de visionado un espectador cualquiera del siglo XXI. Esta es una obra lenta, terriblemente lenta hecha sin prisas y alargando todos y cada uno de los planos lo máximo posible para alcanzar apenas 88 minutos de duración. Y si hay que meter una escena de magreos lésbicos totalmente injustificada en el guión, se mete.

La sinopsis es bastante genérica: grupo de siete personas de vacaciones que pasan la noche en un castillo tenebroso y son asesinados uno por uno por un demonio. Es en las formas cuando nos damos cuenta de que nos encontramos ante una película diferente y que se adelanta casi quince años a la corriente de terror onírico que sacudió el final de la década de los 80 con Pesadilla en Elm Street y sucedáneos. Joder… es que hasta se adelanta a la moda de pelis de exorcistas… ¡Un año antes!

Lo curioso es que este grupo de víctimas es demasiado heterogéneo: dos amigas lesbianas a ratos, un matrimonio en crisis, un señor que no para de comer, un anciano cascarrabias y un sacerdote con su alzacuellos son los siete personajes que representan a los siete pecados capitales. Una vez llegan al castillo que sirve de escenario, son recibidos por sus habitantes, que les sirven una miserable cena en la que descubriremos qué pecado capital corresponde a cada personaje.

Cuando llega la hora de dormir es cuando uno no puede evitar acordarse de pelis como las secuelas de Pesadilla en Elm Street, en las que los chicos eran asesinados oníricamente con métodos que se ajustaban a sus personalidades. En esta película sucede lo mismo, pero en lugar de un tipo viejo y feo con un jersey a rayas, es una tremenda y supercañona señorita (un súcubo) la que se encarga de ejecutar las irónicas muertes de los turistas.

El erotismo es otro de los pilares fundamentales de esta película, que apenas tiene momentos truculentos aunque se acerca al ridículo en numerosas ocasiones cuando se recurre a escenografías dignas de una peli de la Universal allá por la década de los 30. Casi todos los actores enseñan sus carnes y las miradas libidinosas y los folleteos clandestinos están presentes a lo largo de todo el metraje.

En lugar de final girl, en esta peli el que sobrevive es el sacerdote, que consigue llegar a un acuerdo con el súcubo y salvar las vidas de sus compañeros de viaje asesinados. De nuevo nos acordamos otra vez de las pelis de Freddy, ya que el elemento onírico está de nuevo muy presente en un final con sorpresa (para aquella época, hoy en día no creo que nadie se pueda impactar). Película ideal para ver mientras haces otra cosa. Adelantada a su tiempo allá por 1972, pero ahora parece que tiene más de cien años.

Una respuesta a “La terrorífica noche del demonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s