Mazinger Z, el manga

Coincidiendo con el cuarenta aniversario del nacimiento del robot gigante más importante de la historia, Norma ha decidido editar tres libritos enanos  y muy cuquis en los que se comprimirán las alrededor de 1000 páginas de las que consta la saga original de Mazinger Z escrita y dibujada por Go Nagai.

A estas alturas poco se puede decir sobre este importantísimo mito de la cultura pop. Mazinger Z, el manga, muestra en toda su crudeza una epopeya que fue ligeramente infantilizada en su adaptación al anime. El primer tomo que se ha puesto a la venta nos cuenta el inicio de la historia, cuando el huérfano Koji Kabuto recibe la herencia de su abuelo: un hermoso robot que él podrá tripular y con el que podrá tener poder absoluto.

Poco después entran en escena los científicos del instituto fotónico, que poseen un robot con apariencia femenina, Afrodita A (algo más cabezona de lo que es su versión animada). También conoceremos otros secundarios como los compañeros de colegio de Koji. Ya sólo nos faltan los malvados, que, me atrevería a decir que son el paradigma de lo que debe ser un villano de ficción. El doctor Infierno y el Barón Ashura, que han encontrado un ejército de robots que había en las ruinas de una antigua y olvidada civilización, usarán estos brutos mecánicos para destruir Tokio una y otra vez.

Por que si por algo se caracteriza este manga es por lo gráfico de la violencia y las hostias que se dan los robots entre ellos. Como son tan grandes todos, usan la ciudad como cuadrilátero y los pobres edificios cercanos sufren las consecuencias. En el mundo de Mazinger Z, todos los días son 11-S.

Anuncios

2 Respuestas a “Mazinger Z, el manga

  1. Buenas noches.
    Ya sabes que lo nuestro no pudo ser por culpa del Barón Ashler, que me parece lo más, y tu no opinas lo mismo.
    Yo me compré la colección que sacaron en cinco tomitos hace tiempo, porque en su momento estuve totalmente enganchado a la serie, aunque no tenía ni pies ni cabeza, y me traía al fresco el final (que nunca supe).
    Respecto a los destrozos en la ciudad recuerdo que mi hermano pequeño y yo nos partíamos de risa cuando el meca del capítulo pateaba los edificios. Era uno de los momentos esperados del capítulo, como cuando decían el nombre del nuevo artilugio.
    A la calle por donde desfilaban la llamábamos “La avenida de los brutos mecánicos”.
    Yo creo que la obsesión nacional por el ladrillo viene de esta serie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s