Battleship

El Blockbuster es un pobre género cinematográfico denostado por todo tipo de espectadores y quizás últimamente con cierta razón porque en el último par de años se han estrenado demasiados títulos muy previsibles y rutinarios. Por si fuera poco está demasiado reciente el (injusto) fracaso de John Carter, que casualmente está protagonizado por Taylor Kitsch, el mismo mozo que lidera el reparto de Battleship, una película hecha al estilo de Michael Bay y nos proporciona dos horas de entretenimiento de calidad. Y todo porque esta vez los buenos efectos especiales que tienen todas estas películas están respaldados por una historia intrascendente pero divertida, bien contada y con suficientes sorpresas para mantener tu atención y situarse muy por encima de la media de este tipo de productos, que, recordemos, sirven para que pases dos horas divertidas ajeno a lo que sucede en el mundo exterior. Que es para lo que se inventó el cine.

No es la primera vez que un juguete o juego de mesa es adaptado a la gran pantalla. Pero quizás sí es la primera vez que un juego tan simple y tan popular (Hundir la flota) es llevado al cine con tanta parafernalia y añadiendo elementos totalmente ajenos a su naturaleza original. Los barcos están ahí, colocados en el mar en la costa de Hawaii. Y hay misiles que impactan en ellos. Misiles con forma de cilindro, igualitos a los del popular juego. Pero en esta película los misiles, en lugar de ser dirigidos por tu compañero de juego… ¡son de origen extraterrestre!

La película se toma su tiempo en presentarnos debidamente a los personajes principales, en un prólogo en tierra firme en el que la comedia romántica, el drama y el humor se alternan hasta que los marinos y sus chicas se van de maniobras recreativas con sus barquitos. Todo parece indicar que serán unos días plácidos y tranquilos. Pero es que han elegido para realizar estos ejercicios una zona próxima a un observatorio astronómico desde el cual unos años atrás se lanzaron señales al espacio con el fin de encontrar vida en otros mundos.

Uno de los puntos fuertes de Battleship que la distancian de otras pelis similares de invasores de otros planetas es que  los aliens no son unos seres omnipotentes que arrasan la Tierra y tampoco son difíciles de combatir. En esta ocasión los extraterrestres son poquitos y cuando llegan a la tierra tienen un pequeño accidente que minimiza sus fuerzas. Por lo tanto a la hora de la batalla las fuerzas están más igualadas. Y muy importante: también podemos ver la morfología de estos seres del espacio exterior, algo que últimamente se nos escatima en otras películas similares.

Además de un montón de acción en alta mar hay una trama paralela que sucede en una isla protagonizada por la rubica buenorra de turno y un veterano de guerra sin piernas que echan un cable bien gordo a los marinos que tratan de evitar que los aliens consigan su objetivo de lanzar una señal para pedir refuerzos.

Cuando las cosas se ponen un poco más feas y casi toda la flota está hundida, todo se soluciona con un genialisimo deus ex machina que está planteado con mucha mucha gracia, a ritmo de una canción de AC DC. ¡Bendito sea el rock que es la mejor música para acompañar estos momentos!

Fans de Rihanna: os sentiréis decepcionados y engañados porque os habrán arrastrado a ver una película que os importa una mierda en la que vuestra ídola sale bastante pero casi siempre en segundo plano. Y encima la muchacha desperdicia la ocasión de montarse un numerito musical cuando al final de la proyección todos los marineros supervivientes están recibiendo sus condecoraciones en un escenario que recuerda bastante a las escenografías que montan determinadas divas del pop en sus espectáculos.

Fans de Alexander Skarsgård: No le veréis desnudo.

El momentazo: Cuando el veterano retirado sin piernas le da un puñetazo a un extraterrestre y a éste le saltan las muelas.

Anuncios

5 Respuestas a “Battleship

  1. La verdad es que yo aun no he visto Battleship, no me gustó nada Transformers y no quería tropezar dos veces con la misma piedra (o lo que es lo mismo dejarme seducir por un trailer superemocionante para después quedar decepcionado por la peli), pero estoy de acuerdo contigo en lo de JOHN CARTER, no merecía ser el fracaso del año… y del siglo.

  2. Buenas tardes.
    Eres malo. Normalmente no nos cuentas el final para jorobarnos y esta vez ya nos avisas de que Alexander no aparece desnudo (jamás lo veré como en Kinsey,¡qué subidón de escena!). Paso de ir a ver la película si no hay duchas.
    Te llevo la contraria respecto a John Carter ¿260 millones de dólares recaudados son un fracaso? Es cierto que no tendremos saga pero ¿fracaso?. ¿También aquí funciona eso de “Si no gano 100 he tenido pérdidas?”. Por cierto, que yo la fuí a ver y me pareció muy entretenida.
    Que tengas buen fin de semana.

    • JAJAJAJA… me encantan tus comentarios ¡Siempre!

      en mi corazón John Carter no es un fracaso, pero en la conciencia colectiva ha quedado como tal.

      ¡Y no cuento el finalazo de Battleship!! es de infarto!

      tendré que revisar kinsey, no sabia que salia alexander.

      MUAC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s