Skyline

Esta pobre película nació ya condenada, debido a un trailer (magnífico) que la emparentaba con el cine de Roland Emmerich (un genio incomprendido). Pero Skyline no tiene nada que ver con el cine de Roland. Es un drama intimista, aunque la invasión es a escala mundial, la acción se concentra en poco más de media docena de personajes que se han librado de ser pescados (literalmente) por los extraterrestres en L.A. y luchan por escapar de las fauces de unos bichos muy feos y con muy malas pulgas que quieren apropiarse de los cerebros humanos, que al parecer sirven como energia a estos seres del espacio exterior. Además son unos invasores muy listos, pues antes de comenzar hacen algo bastante inteligente que NUNCA pasa en las películas de marcianos: anulan las emisiones de radio y TV para que no haya información.

La película empieza con la estructura típica de los slashers, es decir, presentación de una pandilla de personajes más o menos imbéciles con ganas de jarana, los líos entre ellos (esta parte es muy entretenida  y está muy bien contada) y, de repente, todos comienzan a ser eliminados uno por uno por los  aliens. Incluso está el típico personaje femenino que parece estar más preocupado por sus problemas amorosos que por la que tienen liada.

Luego la peli se tranforma en una cinta de acción con persecuciones, golpes de efecto, apariciones de bichos muy feos y muy bien caracterizados (el diseño de producción de Skyline es SOBRESALIENTE) hasta que los supervivientes se quedan ya sin fuerzas para luchar…

Pero por encima de todo que os cuento, Skyline es una historia de AMOR Y SACRIFICIO con mayúsculas. Las personas que no lloran al final de la película es que no tienen sentimientos. Y punto.

Anuncios

5 Respuestas a “Skyline

  1. Totalmente de acuerdo. La de mierda que he tenido que tragar por defender esta película a capa y espada. Que si los personajes dan asco , que si es cutre, que vaya paranoia el final, etc…

    A mí me gustó muchísimo. Hacia tiempo que no veía yo una sarta de bicharracos tan chungos e inmisericordes. No hay espacio apenas para el heroismo — excepto por el sorprendente final — y la sensación de impotencia que se va estableciendo está muy bien planteada.

    Una gratísima sorpresa y una de mis pelis del 2010

  2. A mi me vais a permitir esta pregunta, porque no la he visto: ¿No es Eric Balfour motivo suficiente para ver una peli? Echo tanto de menos “A dos metros bajo tierra”… Snif snif

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s